Guías de Práctica Clínica

Retos

 

Las Guías de Práctica Clínica son recomendaciones basadas en la Evidencia Científica que ayudan a los profesionales a tomar decisiones sobre la mejor manera de atender a sus pacientes.

La informatización de las guías, y por tanto su uso generalizado mejoran la práctica clínica, minimizan la variabilidad en su aplicación y mejoran la eficiencia en el uso de recursos sanitarios.

 


Enfoque

 

Grupo AIA, con su experiencia en el diseño e implementación de Sistemas Expertos, ha desarrollado una metodología que permite la informatización de las Guías de Práctica Clínica de una manera sencilla, práctica y eficiente.

Dicha metodología se basa en la utilización de sistemas expertos, acompañados de un proceso de consultoría que permite capturar el conocimiento médico de un grupo de expertos de referencia e implementarlo en un sistema de información integrado en la historia clínica.

El diseño de las Guías de Práctica Clínica informatizadas está orientado a una integración en el proceso de atención clínica. Para ello se tiene en cuenta lo siguiente:

–       Integración en la historia clínica

–       Utilización opcional por parte del médico

–       Genera recomendaciones que deben ser validadas por el profesional médico de atención primaria

–       Capacidad de ser utilizadas en tiempo de consulta

 

Una vez implementadas las guías, los propios profesionales pueden validar fácilmente que los conocimientos proporcionados quedan reflejados fielmente en las guías, simplificando así el proceso de desarrollo de las Guías informatizadas.


Beneficios

 

Las Guías informatizadas abarcan los diferentes ámbitos del curso de la enfermedad:

  • Sospecha. Permite a los médicos y enfermeras la detección precoz de síntomas que puedan indicar la presencia de una enfermedad en el paciente.
  • Diagnóstico. Ayudan al médico a diagnosticar correctamente la enfermedad en base a los síntomas e información contextual del paciente (información clínica, edad, sexo, etc).
  • Tratamiento. La guia proporciona el tratamiento farmacológico en forma de principio activo o grupo terapéutico, teniendo en cuenta contraindicaciones o intolerancias.
  • Seguimiento y Control. Propone acciones en función del estado de cada paciente, incluyendo recomendación de próximas visitas, controles de enfermería o realización de pruebas.

Casos de Éxito

 

  • Implantación de las siguientes guías en el Institut Català de la Salut:

–       Hipercolesterolemia

–       Insuficiencia cardíaca

–       Diabetes

–       Asma Infantil

–       Hipertensión

–       Depresión Mayor

–       EPOC